Préstamos con garantía hipotecaria

Actualmente, nadie puede acceder a un préstamo sin cumplir ciertos requisitos exigidos por entidades bancarias. Estos requisitos suponen una garantía de recuperación del dinero prestado pero también supone una verdadera pesadilla para el solicitante del préstamo porque muchas veces es complicado cumplir con todo y terminan rechazando nuestra solicitud.

Las financieras privadas que ofrecen préstamos con capital privado tienen unas condiciones más flexibles en este sentido pero si es cierto que también exigen garantías y, en este caso, la garantía exigida es muy similar a la que solicitan los bancos: hablamos de una garantía hipotecaria.

Préstamos con garantía hipotecaria: qué es la garantía hipotecaria

Una garantía hipotecaria es, básicamente, un aval hipotecario que puede ser nuestra propia vivienda o la vivienda de otra persona (normalmente padres, abuelos o familiares) que será la que responda a la devolución del préstamo en el caso de que usted no pueda asumir la letra mensual impuesta por el banco o la financiera privada.

[button link=”http://prestamoasnef.com/contacto/” type=”big”] Contacte ahora mismo[/button]

Los avales hipotecarios conllevan una responsabilidad muy alta, ya que se responde solidariamente de la deuda derivada de la solicitud del préstamo. Esto quiere decir que, ante el impago de la deuda, la entidad financiera tiene el derecho a sustraer la vivienda que consta como garantía hipotecaria en el contrato de préstamo. Es lo que llamamos embargo o deshaucio y, lamentablemente, están a la orden del día desde que nuestro país comenzó la crisis económica y financiera en la que seguimos inmersos.

garantía hipotecaria

garantía hipotecaria

Normalmente, antes de producirse un embargo o deshaucio (sacar a la familia de su residencia) de la vivienda que actúa como garantía hipotecaria de un préstamo, suele acudirse a otro tipo de bienes del deudor que puedan corresponderse con la cantidad de dinero que se adeuda.

Cabe mencionar la posibilidad de solicitar préstamos con capital privado en los que, dependiendo de la cuantía solicitada, no siempre es necesario un aval hipotecario, siendo aceptados vehículos, piezas de arte, etc. En realidad, el riesgo viene a ser el mismo que con la garantía hipotecaria: embargo de bienes en caso de impago.

En definitiva, a la hora de solicitar un préstamo es lógico que la entidad financiera que actuará como prestamista, ya sea entidad bancaria o financiera privada, quiera y necesite obtener una garantía de que el capital que está prestando será devuelto en el plazo prefijado y con los intereses correspondientes. Por eso, el aval hipotecario se ha convertido en el gran aliado de las entidades y no es posible solicitar un préstamo de cuantía alta sin que sea necesaria esta garantía hipotecaria.

[button link=”http://prestamoasnef.com/contacto/” type=”big”] Contacte ahora mismo[/button]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *