Qué es el capital privado

Se llama capital privado al dinero de prestamistas particulares o empresas que es destinado a personas o empresas que tienen necesidad de liquidez, que solicitan un crédito o un préstamo hipotecario. Este tipo de préstamos son conocidos como préstamos con capital privado y se han convertido en la salvación de muchas familias en los últimos años.

La intención de los prestamistas privados que destinan su capital a este tipo de préstamos no es otra que obtener un beneficio. El capital destinado a estos préstamos será devuelto a los prestamistas privados en su totalidad más una cantidad agregada de intereses que se corresponderán con su ganancia. Los intereses anuales que obtiene el inversor o prestamista privado suele estar en torno al 10% anual.

[button link=”http://prestamoasnef.com/contacto/” type=”big”] Contacte ahora mismo[/button]

De esta manera, el capital privado destinado a préstamos hipotecarios  o a créditos tiene un doble beneficio: el que obtiene el inversor por prestar el capital a un tipo de interés X y el beneficio que obtiene la familia o empresa que consigue acceder al capital para comprar una vivienda, para pagar deudas, abrir una empresa, etc. Todos salen beneficiados de esta manera.

Lo que si es cierto es que el prestamista privado corre con más riesgo que el solicitante del préstamo, ya que cabe la posibilidad de que éste no pueda pagar el capital privado al que ha accedido en el plazo previsto. Por eso, en este tipo de préstamos es extremadamente importante la figura del avalista o el propio aval en sí.

capital privado

capital privado

El aval necesario para acceder a préstamos con capital privado suele ser hipotecario, es decir, se avala el préstamo con una vivienda que se convertirá, en caso de no realizar los pagos acordados en los plazos previstos, en el pago que se cobrará el prestamista. El aval también puede estar conformado por vehículos u otras propiedades, no siendo admitidas las joyas.

En los préstamos hipotecarios o créditos concedidos por entidades financieras sucede lo mismo: es estrictamente necesario el aval cuando el coeficiente de riesgo del solicitante es considerado alto y, por lo tanto, se prevé la difícil devolución del capital prestado.

El capital privado es más accesible que el capital prestado por las entidades financieras, ya que las condiciones de acceso son más flexibles: no se tienen en cuenta registros en ficheros de morosidad como el ASNEF y no es obligatoria la posesión de una nómina.

Por estas razones, los préstamos con capital privado se han convertido en una de las opciones más utilizada por familias y empresas para acceder a créditos rápidos de manera más sencilla que acudiendo a su banco particular. ¿Superará el capital privado a la banca tradicional en un futuro cercano?

[button link=”http://prestamoasnef.com/contacto/” type=”big”] Contacte ahora mismo[/button]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *